-3%

DERMISAN Crema Pieles Atópicas 200 ml

Emulsión especialmente formulada para pieles secas, muy secas, sensibles o con tendencia atópica ya que aporta una intensa hidratación gracias a los efectos de un Factor de Hidratación Natural y manteca de karité ampliamente usada por sus propiedades emolientes.

12,00 €
-3%
12,34 €
Cantidad
12,00 €
-3%
12,34 €

Emulsión especialmente formulada para pieles secas, muy secas, sensibles o con tendencia atópica ya que aporta una intensa hidratación gracias a los efectos de un Factor de Hidratación Natural y manteca de karité ampliamente usada por sus propiedades emolientes.

DERMISAN Crema Pieles Atópicas 200 ml

Fórmula regeneradora, hidratante y nutritiva, rica en antioxidantes, debido a la gran variedad de aceites de plantas y frutas empleados en su desarrollo.

Aceites vegetales como la rosa mosqueta, germen de trigo, argán, espino amarillo, onagra, borraja y limón, y extractos vegetales como la mimosa tenuiflora y gayuba.

El Factor Hidratante Natural es una reproducción del N.M.F. (Natural Moisturizing Factor), existente en la capa córnea de la piel. Contiene aminoácidos libres, pirrolidon carboxilato sódico, ácido láctico, alantoína y sacáridos. Este N.M.F. está directamente relacionado con la correcta hidratación de la piel.

Su naturaleza hidrofílica y ligeramente higroscópica, actúan conservando el grado de humedad adecuado. El Factor de Hidratación Natural que contiene esta emulsión, sustituye al de la piel cuando éste se ve alterado por diversos factores tanto internos como externos, devolviéndole su capacidad de rehidratación.

El Aceite de Rosa Mosqueta, de alto contenido en ácidos grasos esenciales está relacionado con la regeneración tisular y los mecanismos de defensa de la piel. Se logra una regeneración cutánea más rápida y una reestructuración de los tejidos dañados.

El Extracto de Mimosa Tenuiflora, utilizado durante muchos años como remedio indígena contra las enfermedades de la piel, posee una muy demostrada actividad antiséptica, cicatrizante y estimulante de la microcirculación periférica.

El Aceite de Espino Amarillo es rico en vitaminas del grupo B, provitamina A, C, y E. Además, contiene Acidos grasos mono y poliinsaturados: Omega 3 (Acido Linolénico), Omega 6 (Acido Linoleico), Omega 7 (Acido Palmitoleico) y Omega 9 (Ácido Oleico).

Protege la epidermis de las condiciones desfavorables, ayudando a recuperar su elasticidad y suavidad. Por su elevado contenido en Omega 7, que aporta regeneración y nutrición a la piel, estaría muy indicado en casos de eccemas, dermatitis atópicas y psoriasis.

El Aceite de Argán es excepcionalmente rico en tocoferoles naturales (vitamina E), carotenos, escualenos y ácidos grasos. Los fitosteroles que contiene le confieren una actividad antiinflamatoria, calmante, desinfectante, y anti-alérgica.

El Aceite de Onagra y el Aceite de Cáñamo sobre todo son ricos en Omega 6 y el de Borraja en Omega 3, por lo que van a tener propiedades antiinflamatorias, emolientes, hidratantes, restaurando la función barrera de la piel.

El Aceite de Oliva es rico en Omega 6, Omega 9, y vitamina E, por lo que posee actividad antiinflamatoria, antibacteriana, restauradora de la función barrera de la piel y efecto fotoprotector por su contenido en vitamina E.

El Aceite de Germen de Trigo, principal fuente natural de vitamina E, ofrece protección frente al efecto negativo de los radicales libres. Posee además acción regeneradora de los tejidos cutáneos ya que favorece la actividad local de la zona tratada, logrando la revitalización de la piel. La Manteca de Karité, obtenida de las semillas de Butyrospermum parkii, contiene en su composición ácidos grasos esenciales (oleico y linoleico), y lípidos insaponificables. Su composición le proporciona efecto cicatrizante, emoliente, hidratante, mejora la elasticidad de la piel y la protege frente a factores externos.

Las hojas de la Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) se han utilizado tradicionalmente por sus propiedades antisépticas y como cicatrizantes. Las pieles atópicas se caracterizan por su extrema sequedad, la función barrera está debilitada y la piel se vuelve más frágil. Esto hace que se vuelva extremadamente vulnerable a ciertos gérmenes patógenos especialmente a Staphylococcus aureus. Esta bacteria sobrevive poco tiempo en una piel sana, al contrario que en condiciones de atopia.

La excesiva proliferación bacteriana es responsable de los factores de inflamación que conducen a un aspecto irregular de la piel. Las propiedades antisépticas y su efecto sobre la flora cutánea están directamente relacionados con la capacidad de normalizar la proliferación bacteriana. El Aceite esencial de Limón tiene propiedades bactericidas, antisépticas y cicatrizantes.

Dermisan
8437011677037
9 Artículos

Referencias específicas


5% EXTRA en tu primera compra => Click AQUI para obtener tu descuento.