Geles Higiene Íntima

Filtros activos

Geles de Higiene Íntima

Los geles de baño convencionales que utilizamos para el cuerpo (incluso los neutros) no están preparados para una acción totalmente sana y sin riesgos para la zona íntima. Extender su uso a la zona genital es un error muy frecuente, que puede alterar el pH vaginal y, por lo tanto, la flora vaginal que nos protege de forma natural de las infecciones. La zona íntima femenina es una zona del cuerpo extremadamente sensible a diversos factores que pueden contribuir a alterar su estado y equilibrio naturales, por lo que es muy recomendable una higiene y limpieza con soluciones limpiadoras sin jabón que no tengan perfumes ni desodorantes, y de pH neutro.

En Farma2Go puedes encontrar los mejores geles íntimos con pH fisiológico de la vulva y antisépticos para evitar la proliferación de las bacterias, hongos o virus nocivos para el bienestar de nuestro organismo. En lugar de geles íntimos, también puedes utilizar árbol del té o propóleo, que tienen propiedades hidratantes que aliviarán  las molestias asociadas a las dolencias de la zona íntima o a las incomodidades que pueden generarse durante la menopausia. Así mismo, disponemos de toallitas refrescantes para la higiene íntima.

Cuidados de la Zona Vaginal

Cualquier compuesto jabonoso puede irritar la zona íntima. Sin embargo, los geles íntimos específicamente diseñados para estas funciones, están elaborados con ingredientes que nos ayudan a calmar los picores y el prurito vaginal, hidratando y regenerando la piel de las posibles alteraciones. Esto es algo muy a tener en cuenta e importante a la hora de preservar en condiciones óptimas la flora vaginal que nos protege de microorganismos patógenos y bacterias, culpables de muchas molestias en la zona íntima e infecciones.

Como recomendaciones generales para una limpieza e higiene adecuados de la zona vaginal, se recomienda cuidar la temperatura del agua con el que te lavas, siendo la más indicada la templada o fría por alterar lo menos posible el pH vaginal, y limpiar la zona perineal de adelante hacia atrás. Además, es importante tener en cuenta que un exceso de lavados vaginales puede alterar la flora y provocar irritaciones, picores y molestias vulvovaginales, siendo recomendable evitar el uso de esponjas y guantes, ya que pueden alterar la macrobiótica vaginal.